visitas

Tuesday, October 2, 2007

¿Vida Normal? Júzgalo tu mismo

De vuelta a casa, tres son las alternativas que programó mi cabeza: intentar leer algo, ponerme a dormir o probar de hacer una tarta. Opté por está última y debo admitir que la experiencia fue algo gratificante. La elección del pastel fue el de queso, Mi gran devoción. Es así desde que en Julio, justo cuando estaba atravesando mi peor momento, mi hermana me animó a que le acompañara con su novio a la Valdaran.

La madre de este es de allí y se dedica a la restauración. Es la propietaria de dos restaurantes y además, es la cocinera y la que se encarga de elaborar la carta del menú. Uno de sus puntos fuertes es sin duda la repostería. Hace unas tartas ¡extraordinarias! Probé casi todos pero me quedé fascinado con el pastel de queso, soportado amarrado por una fina base de galletas y recubierta de mermelada de moras.

Después de hojear muy por encima gran parte de los libros de cocina que tenemos en casa, no encontré la receta de mi pastel por ningún lado. Por suerte, hoy en día, en casa todos tenemos un sabio superdotado que nos puede ser de gran utilidad siempre que lo necesitamos. Me refiero a Mr. Google. Imprimí un par de recetas y me decanté por la más sencilla (recordad, me etiqueto cómo vago).

Ingredientes. Queso Philadelphia 800gr, Mermelada de moras, mantequilla 125gr, 2 huevos, 3 tarrinas de azúcar, nata liquida y galletas.

Me faltaba la mayoría (queso, mermelada, etc.) así en un abrir y cerrar de ojos me planté en el super del pueblo, famoso por la desorbitada política de precios que aplica abusando de la ignorancia y sobretodo pereza de las amas de casa, compré todo lo que necesitaba.

Utensilios. Molde, batidor, tazón y cuchara de Madera.

Elaboración (muy simple):

1- Se trituran las galletas junto con la mantequilla. Una vez finalizado, se vuelca en el molde, anteriormente engrasado con un poco de mantequilla, para elaborar la base.

2- En el tazón mezclamos los huevos, el queso, el azúcar, la nata líquida y removemos hasta que quede una massa bien líquida sin grumos. Volcamos encima de la base de galletas.

3- Hornear durante unos 40 minutos a unos 200 grados. Una vez finalizado, untamos el pastel de mermelada y lo dejamos enfriar en la nevera.

Tenía muy buena pinta (véase foto) y tuvo bastante éxito. No tenía nada que ver con la deliciosa tarta de la Valdaran, pero tenía buen gusto y yo al menos me comí la mitad. La otra mitad se la zamparon mi hermana, una amiga suya y mis padres. Todos me felicitaron. Os repito que mis logros no me producen satisfacción. Una tarta la hace cualquiera.

Por la tarde tenía partido de fútbol en Mataró, probablemente la ciudad más horrenda de toda Catalunya sino fijaros en la muestra que aparece en la foto de la izquierda. Me estrenaba con el Cabrera B. El entrenador, que nunca me había visto jugar, me alineó cómo titular y jugué casi todo el partido. Empiezo a desconectar del todo cuando juego a fútbol. Así que ahora la clasificación queda de la siguiente manera:
1- Dormir, 2- Comer, 3- Fútbol, 4- Sexo.

Al acabar el encuentro, que por cierto empatamos cosa que el A salió derrotado de su visita a Argentona, había quedado con “Hattrick” para ver el partido del Barça y después salir de fiesta. Disfruta(mos) de los goles de Messi, tomamos una pizza asquerosa de la capri, me entretuvo con chorradas suyas de youtube y fuimos al bar de mi amigo.

Milagro, ¡tomé 3 copas de ron con cola! A la noche me distraigo observando mujeres atractivas y diciéndoles chorradas arriendas de que sé que no pasará nada porqué no soy capaz de decir más de cuatro palabras sin evitar tener que hablar de mi estado depresivo. Así que me limito a hacer bromas y chorradas. Observar mujeres acapara el quinto puesto en mi ranking de placer.

Así que ya veis. Me despierto yendo a un entierro, preparo un pastel, echo una cabezadita, juego un partido de fútbol, veo el partido del barça con un buen amigo y salgo de fiesta con él. ¿Parece la vida de un chico normal, no? Pues no, no ceso de pasarlo mal y pensar en que mañana será un día más. Y así sucesivamente. Estoy esperando que un día me vaya a dormir pensando “un día menos” pero por desgracia aún no tengo la sensación de estar evolucionando positivamente.

1 comment:

Luis said...

Charly, yo soy una persona muy positiva. Trato de sacarle el jugo a cada cosa que haga, pero todas esas cosas son totamente normales, no son mas de lo q vos haces.

Un evento puede ser positivo o negativo, bueno o malo, pero eso va a depender en que cosas te fijes.

Obviamente en la actualidad estas mirando lo malo de todo y es causa de tu deprecion, pero me gustaria que empieces a pensar en positivo. Aunque no lo sientas trata de buscar el lado bueno a las cosas...

Mucha de las alegrias provienen de cosas que le suceden al resto, uno se alegra porque quiere a la otra persona o por cosas q uno hace. Busca la alegria en las cosas normales, que estan pero por el momento no las estas viendo. Estas pensando todo el dia en que estas deprimido, pero trata de disfrutar de esos momentos en que no te das cuenta de tu estado..

Son palabras q me surgen y que no espero darte la reseta de la alegria porque no existe.. pero en fin espero que te alegre que hay personas interesadas por vos y te quiren.. me incluyo..

Saludos